El Viaje del Equipo ‘Rubio’ y su país

“El viaje es lo que nos da la felicidad, no el destino”.

Esta frase de la película El Guerrero de la Paz me recuerda lo que ha vivido Puerto Rico en estos días, con motivo del WBC 2017. Todos queremos llegar a la final y ganar el campeonato. Sin embargo, nadie puede negar la algarabía y los momentos alegres que se han vivido en estos días por boricuas dentro y fuera de la isla. Donde quiera se respira un espíritu de fiesta y esperanza que bien nos hacía falta. Tanto ganar como perder son posibilidades (no se nos olvide), pero ninguno de los dos resultados se compara con lo vivido. Artistas creando canciones, camisetas, memes, videos, pelos rubios, casas y negocios llenos, unión familiar, orgullo patrio, letreros de #puñeta, panderos de plena, gorras, camisas y tintes de pelo agotados en las tiendas, niños y jóvenes inspirados, más pelos rubios…

Siempre hay quien crea controversia o trae por los pelos agendas personales. Se ha tratado de mezclar el viejo tema del estatus y la representación olímpica, y hubo cada amargado(a) criticando la moda de los pelos pintados. Pero por cada amargado(a) y politiquero(a), hay 30 ‘rubios’ por ahí apoyando a su equipo. Donde algunos ven ridiculez, muchos vemos unión de país (quiero pensar que somos más). Aunque sea solo por estos días, pero esas cosas van creando su efecto. No las subestimemos.

¡Voy a los míos! A los equipos contrarios, pero sobre todo a los jugadores y personal técnico que componen nuestro equipo nacional y cargan nuestra bandera con orgullo, sea cual sea el destino, GRACIAS POR EL VIAJE.

WBC-US-Puerto-Rico-Ba-NH.jpg

Continue reading

Posted in Lo más nuevo | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Respuestas a preguntas y comentarios de malos ganadores

Anoche Puerto Rico le ganó a República Dominicana en el WBC2017. Esperaba que este día se respirara celebración por todos los rincones de mi isla. Sin embargo, demasiadas personas eligieron levantar controversias estériles donde no las hay. Aquí mis contestaciones para estos malos ganadores:

1. “¿En velda’ me tengo que pintar el pelo de rubio?” (O algo parecido)

  • No. Es tu pelo; al igual que el que se lo pintó es dueño del suyo. Cada quien demuestra apoyo a su equipo como le plazca. Usted puede elegir no pintárselo y aún así apoyar a su equipo. No sufra calenturas ajenas.

2. “Ahora todo el mundo sabe de pelota”. (O algo parecido)

  • No hace falta saber de pelota para disfrutarse un juego. Las ligas deportivas se nutren de sus fanáticos. Si para opinar hay que saber del deporte habría más deportistas que fanáticos. A menos que usted no sea uno de los jugadores del equipo de PR…

3. “Los estadistas no pueden celebrar porque como estado no tendríamos equipo nacional.” (O algo parecido)

  • Bajo esa premisa no podríamos ser fanáticos de algún equipo de la NBA, NFL, MLB, etc. La última vez que miré no nos habíamos convertido en estado, así que un estadista tiene derecho a celebrar. El deporte es para unir gente. Pretender que un estadista no celebre el triunfo de PR por querer la estadidad es tan idiota como pretender que un independentista no use dólares cuando es la única moneda que existe en PR. Cuando llegue el momento cada quien asumirá.

4. “¿Por qué los dominicanos están tan calladitos?” (O insultos y burlas al equipo de Quisqueya y a los dominicanos)

  • Porque son los campeones y saben que falta mucho por jugar. Le ganamos a uno de los mejores (sino el mejor) del mundo y son hermanos caribeños. La victoria no da derecho a ser canalla. Aún no ganamos el mundial.

5. “¿Por qué hay que hablar malo para demostrar alegría por la victoria?”

  • Coño porque así somos los caribeños. Expresivos, manoteamos, hablamos alto, etc. ¿Usted nunca ha dicho una mala palabra? Igual que con el pelo, usted pude elegir no hablar malo como no pintarse el pelo de rubio. Otra vez pasando calenturas ajenas.

Cuando estas idioteces se meten en el medio, la victoria sabe amarga; lucimos como perdedores siendo ganadores. Tenemos un problema de identidad tan grande que hacemos un issue hasta de las victorias. Analfabetas funcionales. Insisto, vamo’ a celebrar, porque sí, porque nos lo merecemos, sin mirar pa’l lao’, con to’ y tennis, de pecho…

Posted in En serio... pero no tanto, Lo más nuevo | Tagged , , , , | Leave a comment

Puertorro vs Quisqueya en el Clásico Mundial 2017 es…

Mofongo vs mangú

Puñeta vs coñazo

Pitorro vs Mamajuana

Medalla vs Presidente

Salsa vs bachata

¡Ay bendito! vs ¡oh pero bueno!

El coso ese vs la vaina esa

El azul, rojo y blanco vs el blanco, rojo y azul de las banderas

🇵🇷     🇩🇴

Si te pones a ver, hay más cosas que nos unen que las que nos separan. ¡Nos parecemos! Aunque con distintos nombres, ambos países hermanos hemos encontrado formas similares de crear identidad de país, a través de la comida, la bebida, las fiestas, expresiones, etc. Y por esa unión, hoy existe esta algarabía rica en ambos países con respecto al juego. Hoy hay rubios como nunca en PR. Voy a mis boricuas pero que gane la hermandad. ¡Coñazo!

Posted in Hay que reírse...., Lo más nuevo | Tagged | Leave a comment

El día que me dio con pintar mi bandera

“La historia del país revela…que en los momentos decisivos de nuestro avatar histórico el pueblo siempre ha respondido”. Cita de nuestro poeta nacional Juan Antonio Corretjer, mientras explica cómo resurge el sentimiento nacionalista cada vez que nuestro pueblo se enfrenta con grandes retos…como ahora. La proliferación de banderas puertorriqueñas pintadas a lo largo y ancho de nuestra isla es una de las acciones que valida esta cita. Filas para un ‘selfie’ en la famosa Puerta de la Bandera en el Viejo San Juan, la moda de retratarse con la bandera en las redes sociales y la iniciativa de #78pueblosy1bandera del joven Héctor Collazo que nos tiene a muchos haciendo un ‘tour’ por la isla, para lograr un ‘seflie’ con las banderas que pinta (yo esperanzado de que entre ‘selfies’ surja un espacio de reflexión patriótica).

¿Por qué me dio con pintar una bandera en mi amado Humacao?

Hace meses, cuando se pintó de monocromática (blanco y negro) la Puerta de la Bandera del Viejo San Juan, me chocó la intención con la que se hizo: luto nacional por la imposición de una Junta de Control Fiscal. Luego se adoptó como la bandera de la resistencia. Me chocó porque en la historia de Latinoamérica, los países en lucha siempre han recurrido a sus colores. Y aquel momento no requería luto sino lucha, a mi juicio. Entonces pensé en pintar una bandera en mi pueblo de Humacao con los colores correctos. No en contra de la resistencia sino a favor de los colores de la bandera que tan perseguida había sido antes de ser oficial. Yo solo he pintado mi casa y mi oficina pero entendía que podría hacer un buen trabajo. Ya unos artistas habían pintado puertas con los colores correctos en Utuado y Guayama. Todavía me quedaba la espinita…  Llamé a mi hija, quien pinta, y a amigos que entendía podían ayudarme por sus conocimientos en madera, pintura y contactos con el gobierno municipal. Identifiqué unos 5 lugares en mi pueblo a los que un poco de arte les vendría bien como rescate por lo abandonados que estaban. En los que eran privados no se me autorizó y los demás eran del municipio. Con el gobierno municipal encontré resistencia. Quien contacté me habló de permisos, seguros de responsabilidad y accidente, auspiciadores, etc. ¡Yo lo único que quería era pintar la bandera de Puerto Rico! Desistí. Poco después surgió el movimiento #78pueblosy1bandera. Me dije que sería cuestión de tiempo que viniera para Humacao.

Mi sorpresa fue que hace poco, alguien que sabía de mis intenciones originales, planeaba buscar un lugar para pintar la bandera usando la influencia que yo le había solicitado. Los pintores no seríamos ni el muchacho de las banderas ni yo. No lo entendía. Había disponibilidad de mi parte y hay un joven moviéndose por toda la isla. Así que decidí poner en acción mi plan original y de paso fortalecer el movimiento de la pinta de banderas en la isla con mi iniciativa. ¿Qué mejor que surja alguien en cada pueblo? Eso se llama empoderamiento. Y lo bueno se pega. El mejor lugar definitivamente era una antigua escuela a la entrada del muelle de Punta Santiago en la Playa de Humacao. Hablé con líderes de la comunidad y pescadores a quienes les encantó la idea. Pero en especial le informé a mi amigo Roberto ‘Yoito’ Santiago, playero de nacimiento y líder en la comunidad. Si él lo sabía y lo aprobaba, yo sabía que no habría ningún problema con la comunidad. Yoito fue mi carta de presentación. El quería donar pinturas pero a mí me bastaba con tenerlo de mi parte. Él estaba entusiasmado con la idea.

El edificio es del municipio. Se trata de la Antigua Aduana Española, construida en 1871. Esta vez obvié formalismos. Iba al rescate de un espacio abandonado en mi pueblo. Mi amigo Rafa donó un pedazo de panel de pvc con el que hice la estrella. Mis amigos Alexander y Myrna me prestaron su computadora para proyectar la estrella y cortarla de manera perfecta, mientras me colaron un rico café. Llamé a 3 personas para los colores y sin saberlo ellos, donaron un color parecido a lo que ellos son en mi vida. Shaira donó el azul; ella es un cielo… Laboy donó el blanco; él es un tipo de mucha paz. Tania donó el rojo; ella es fuego, el combustible de mi vida. Mi hija Alondra y ella fueron mis cómplices el día de pintar. Mi papá donó escaleras, brochas y rolos pero nunca se enteró. El domingo pinté todo de blanco y el lunes (irónicamente Día de los Presidentes) fuimos a pintar la monoestrellada. La respuesta de la gente cuando pasaba y veía la forma de la bandera era increíble. Felicitaciones, halagos, pero lo más importante, ese sentido patriótico al ver uno de sus símbolos, iban dándome la aprobación que necesitaba para terminar. Mi amigo Edgardo llegó desde Las Piedras con un taladro inalámbrico y tornillos para instalar la estrella. No chistó ni un momento cuando lo llamé. Mi hija mayor fue a comprar un rolo, agua y meriendas para nosotros. Mi nieto…bueno mi nieto hizo correr a su mamá por todo el lugar porque teniendo 1 año quería pintarlo todo. Para el final ya había una fila de ‘playeros’ para tomarse una foto en cuanto sacara el último pedazo de ‘tape’. Cuando terminé experimenté una intensa sensación de alegría. De esas cuando se alcanza algo que realmente quieres. Había logrado reunir a gente maravillosa con un fin común. Le envié fotos a los que no estaban pero contribuyeron. Estoy más que agradecido del grupo de amigos y familia que nos dio la mano en esta aventura.  No podía parar de observar la carita de mi hija y a la gente disfrutar de la bandera mientras la miraban y retrataban. Ya en la noche, luego de compartir las fotos por las redes sociales, había gente urgiendo a líderes comunitarios en los barrios a hacer cosas parecidas. Eso sí me llenó de alegría. De eso se trata esto… Yo espero que nuestra iniciativa no cause ningún malestar habiendo iniciativas similares ocurriendo. He explicado con toda honestidad de dónde surgió.

No soy artista ni muralista. Pero soy un tipo afortunado que se hace acompañar de gente incondicional. Quiero pensar que mis cómplices y yo, pusimos un granito de arena pa’ un mejor Humacao y un mejor Puerto Rico. Estoy seguro que los ‘playeros’ cuidarán su bandera. Ojalá les haya gustado. La hicimos con mucho amor, mucha humildad, mucha esperanza y mucha fe.

Posted in Uncategorized | Tagged | 1 Comment

De Trump y otros demonios

​Los hispanos que viven en Estados Unidos deben hacer un profundo ejercicio de reflexión sobre dónde están sus lealtades y prioridades. Los prejuicios de Donald Trump contra las mujeres y las minorías, en especial los hispanos, fueron tan evidentes y ciertos como que el sol sale todos los días. Nadie puede decir que se le mal interpretó. La evidencia sobra. 

No es de sorprender que muchos norteamericanos voten por Trump. La historia de hace sólo unas decadas habla de cómo han sido tratadas allí las minorías. Justo cuando se creía que se había logrado grandes avances, con un reelecto presidente negro, gobernadores y legisladores de otras nacionalidades, gana el sr. Trump. Un tipo con un discurso irreverente, que no tiene una posición concreta sobre nningún asunto, más que de construir un muro contra México. ¿O será que Estados Unidos es más machista que racista?

Tampoco me sorprende ver a algún boricua con guille de republicano, celebrando la victoria de Trump sin siquiera poder votar por el Presidente de la nación que administra esta colonia. Porque en la mente de un boricua colonizado, los puertorriqueños no somos minoría en Estados Unidos, dis que porque somos ciudadanos norteamericanos. ¡Ja! 

Oiga, pero que tantos hispanos hayan votado por este…señor, sorprendió a todos. El resultado sugiere que, después que obtienen su ciudadanía o se establecen allá,  muchos de estos “hermanos y hermanas” hispanos menosprecian a quienes entran indocumentados como tal vez lo fueron ellos alguna vez. Eso es vergonzoso y egoísta. Le han robado oportunidades a sus propias generaciones futuras. 

¿Hacer a América Grande de Nuevo? En su lema de campaña, Mr. Trump y sus seguidores olvidan la historia y las incalculables aportaciones de las llamadas minorías a la llamada Primera Potencia Mundial. Además de que América es un continente y no un sólo país. 

El mundo se sorprendió con la elección de Trump, pero América Latina llora la traición de sus hijos en Estados Unidos. Shame on you

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El ‘flow’ de Pokémon Go 

Antes de criticar a los que andan jugando Pokémon Go, encendamos el cerebro. Quiero ser (otra vez) una voz disidente en esto del jueguito ese. Acepto que cuando vi los visuales en las noticias me pareció algo ridículo. Sin embargo, hay muchas posibilidades que merecen considerarse. 

Por ejemplo, este juego ‘levanta’ a los niños de sus asientos y sus consolas de video-juegos ya que para encontrar los mostritos esos, hay que moverse. No es un deporte ni un ejercicio estructurado pero algo es algo. Al ser interactivo, se estimulan actividades motoras, necesarias para el desarrollo. Si mi nieto fuera más grande o mis hijos más pequeños, de seguro yo estuviera jugando con ellos en familia. Esa podría ser otra ventaja. Este juego presenta una oportunidad para sacar nuestro niño interior. No intente matar el de otros si usted suprimió el suyo. Incluso ya se habla de los beneficios psicológicos que podría tener para algunas personas con problemas de salud mental. Aunque debe ser importante evitar, como cualquier otra cosa, los excesos.

Que si hay adultos que tildan de inmaduros jugándolo…eso no es nuevo gente. Las tiendas de video juegos se pasaban llenas de treintones que dejaban el sueldo allí.

Que la gente parecen zombies o bobos mirando el celular al jugarlo. ¿A caso no es lo mismo que ocurre en las mesas de los restaurantes cuando hay familias pegadas a su celular mirando las redes, texteando o jugando y no conversan? 

Ciertamente el juego debería mejorar cuestiones de pertinencia y seguridad. Un Pokémon no debería estar en una autopista, en un risco o en un lago. 

El problema no está del todo en el juego sino en cómo lo juega alguna gente. Hoy digo que al menos yo no lo usaría. Para mí la vida se disfruta tomando café, teniendo buenas conversaciones y paseando por la isla…a menos que el juego dure hasta que mi nieto pueda entenderlo y le guste. ¿Por qué no habría de jugarlo con él? 

Guféese el asunto. Es cuestión de horas para que algún fanático religioso vea demonios y espíritus chocarreros en el juego. Debe ser cómico ver a la gente jugando eso. Si quiere jugar y salvar al mundo de los Pokémon (o cualquiera que sea el fin del juego), hágalo sin miedo y sin complejos (como quiera lo van a criticar) pero con seguridad. Antes de lanzar críticas al vacío piense en las oportunidades y de paso, evalúe si usted no anda idiotizado con su celular aunque no sea jugando Pokémon Go…

Posted in Uncategorized | 3 Comments

Momentos oscuros que requieren los colores de la bandera

“Azul, blanca y colorá’, lleva en el centro una estrella. ¡Qué bonita bandera, es la bandera puertorriqueña”.

El 5 de julio de 2016, el Viejo San Juan despertó con la emblemática “puerta de la bandera” transformada. La monoestrellada había sido monocromatizada. La misma bandera que era delito izar en Puerto Rico entre 1898 y 1952. El azul y el rojo habían sido reemplazados con un lúgubre color negro. Ya había visto una así en Santurce es Ley. Para mí, fue un golpetazo enfrentarme de repente a la imagen. Reconozco que me sacudió. Varias posibilidades de lo que podría significar pasaron por mi mente. Después pensé en vandalismo, luego que era un truco hecho con alguna aplicación. De inmediato el humor boricua surgió con memes y foto-montajes ‘gufeándose’ el asunto. Pensé en lo saturadas que por años, han estado las redes con las miles de fotos en la famosa puerta de la bandera, muchas veces (demasiadas) por personas que ni siquiera conocen la historia y significado de la nuestra bandera. Me dije: “Pachín Marín y Betances deben estar revolcándose en la tumba”.

Me puse a buscar y había mucha información que se contradecía corriendo. Aparentemente con esta puerta hicieron lo mismo hace 4 años. Descubrí que el arte de la famosa puerta está a cargo de una artista (algunas fuentes dicen que son varias artistas). Supuestamente el color negro significa la muerte de los tres poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) a causa de la Junta de Control Fiscal. ¡Ja! Como si alguna vez esos poderes han sido plenos con esta condición colonial ya añeja.

Incrédulo fui a mi Viejo San Juan a ver si en efecto era cierto que la habían pintado. Antes de reaccionar, quise saber si mi controversia interna al respecto se basaba en un hecho real o un truco de cámara. Cuando llego a la calle San José, me enfrento a una fila de gente ardientes por tomarse ‘selfies’ con la bandera monocromática. No lo podía creer. No había indignación ni aprobación, solo curiosidad y el ferviente deseo de una foto pa’l Facebook. Poses y sonrisas frente a la lúgubre bandera. Personalmente no me gustó que pintaran la puerta de negro, pero tampoco me indignó. Sí lo hizo la reacción de la gente, en la calle San José y en las redes sociales. Un grupo de manifestantes llegó con flores, velas y un cartel. Obviamente fluyendo con el alegado valor del color negro en la bandera. Por supuesto no se fueron sin su foto. Supongo que para evidenciar en las redes sociales su indignación. Últimamente el nivel de indignación se mide en ‘Likes’.
Me puse a hablar con el empleado del negocio de al lado y ambos observamos a una joven que venía sacando su cámara de la cartera. Cuando por fin la saca, se enfrenta a la imagen de la puerta. Por su expresión se notaba que no sabía del acontecimiento. No tomó ninguna foto. Se acercó a preguntarnos qué había pasado. En la conversación nos contó que venía a tomarse una foto en honor de su amigo fallecido en la masacre de Orlando quien se había tomado una foto allí días antes de morir baleado en Florida, EU. Lucía frustrada. 

Narrado mi encuentro con la bandera y con muchos boricuas bestiales, llegué a una opinión al respecto. Después del golpetazo, los memes, la información y los boricuas bestiales, debo confesar que fue muy triste enfrentar la ‘manifestación artística’. Al final no es más que otra queja. Y es que no pasamos de esa queja y seguimos culpando a los políticos de nuestra situación, lúgubre para algunos. ¿Cómodo no? Hemos sido nosotros quienes hemos perpetuado, por unos 50 años, el bipartidismo. Lo frustrante es que, cuando se habla del daño que han hecho los líderes de los partidos tradicionales, la mayoría de la gente se manifiesta en acuerdo con esa premisa. Sin embargo, cada 4 años hacemos lo mismo. Entonces cuando deciden no apoyarlos, optan por no ir a votar tampoco. Queremos un país mejor pero no queremos dar nada a cambio. No nos atrevemos a pensar diferente, a mirar nuevos líderes o a ser líderes. Tenemos una crisis de liderazgo. Las protestas están vacías o las mal utilizamos. No protestamos por lo que lo requiere. Apoyamos, por ejemplo, la fonda de Papo porque no nos cobra IVU, pero queremos que el gobierno tenga chavos pa’ operar. Conducimos a lo loco pero llegamos a Florida a llevar los nenes a Disney y conducimos como monjitas de la caridad. Ensuciamos las playas, formamos motines en las Patronales, etc. Nos dividimos con lo que sea: NBA, populares vs penepés, Yanquis vs Medias Rojas, Idol Kids, etc. 

Lo que quiero decir es que, de una forma u otra, somos co autores, por acción u omisión, de la crisis de hoy. Podemos pintar banderas del color que sea, hacer campamentos de desobediencia civil, usar nuestro tantas veces mal utilizado derecho a protestar y más. Pero si no salimos del bipartidismo, si no nos unimos masivamente en una sola voz, si no llegamos a un consenso sobre la visión de país que queremos, estamos condenados al fracaso como nación. Estamos viendo la vida a través de la pantalla del celular y requiere que la veamos de frente y con las manos libres para luchar.

Lo de la bandera negra no va a pasar de ahí. Como cada cosa tardará unos días en lo que se olvida. Lo que observé en él área de la puerta demuestra que aún no estamos conscientes del lío que tenemos encima. Curiosamente a pasos de la bandera negra, hay una bandera de Puerto Rico flotando sobre un balcón. Nadie la notó. Esa sí me representa…esa me recuerda a quienes la diseñaron y sus razones, esa me recuerda que todavía aquí estamos vivos. ¡Manos a la obra!

Posted in Uncategorized | 1 Comment