De Trump y otros demonios

​Los hispanos que viven en Estados Unidos deben hacer un profundo ejercicio de reflexión sobre dónde están sus lealtades y prioridades. Los prejuicios de Donald Trump contra las mujeres y las minorías, en especial los hispanos, fueron tan evidentes y ciertos como que el sol sale todos los días. Nadie puede decir que se le mal interpretó. La evidencia sobra. 

No es de sorprender que muchos norteamericanos voten por Trump. La historia de hace sólo unas decadas habla de cómo han sido tratadas allí las minorías. Justo cuando se creía que se había logrado grandes avances, con un reelecto presidente negro, gobernadores y legisladores de otras nacionalidades, gana el sr. Trump. Un tipo con un discurso irreverente, que no tiene una posición concreta sobre nningún asunto, más que de construir un muro contra México. ¿O será que Estados Unidos es más machista que racista?

Tampoco me sorprende ver a algún boricua con guille de republicano, celebrando la victoria de Trump sin siquiera poder votar por el Presidente de la nación que administra esta colonia. Porque en la mente de un boricua colonizado, los puertorriqueños no somos minoría en Estados Unidos, dis que porque somos ciudadanos norteamericanos. ¡Ja! 

Oiga, pero que tantos hispanos hayan votado por este…señor, sorprendió a todos. El resultado sugiere que, después que obtienen su ciudadanía o se establecen allá,  muchos de estos “hermanos y hermanas” hispanos menosprecian a quienes entran indocumentados como tal vez lo fueron ellos alguna vez. Eso es vergonzoso y egoísta. Le han robado oportunidades a sus propias generaciones futuras. 

¿Hacer a América Grande de Nuevo? En su lema de campaña, Mr. Trump y sus seguidores olvidan la historia y las incalculables aportaciones de las llamadas minorías a la llamada Primera Potencia Mundial. Además de que América es un continente y no un sólo país. 

El mundo se sorprendió con la elección de Trump, pero América Latina llora la traición de sus hijos en Estados Unidos. Shame on you

Advertisements

About Héctor Colón

Si esta aventura de escribir va a alguna parte no lo sé. Si ayuda, entretiene, invita a la reflexión, a la burla, la risa, sirve de laxante o lo que sea…eso es algo…pero estoy abierto a las invitaciones y provocaciones de la vida al respecto. Nydia Caro cantaba “Solo canto por cantar”. Yo podría decir que solo escribo por escribir. Bienvenido/a el/la que desee acompañarme…
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s